Factores que alteran la tiroides

factores que alteran la tiroides

Los trastornos de la glándula tiroides tienen vital importancia sobre nuestro sistema fisiológico, cuando la tiroides falla enseguida repercute en nuestro organismo. Los trastornos de tiroides afectan al 13% de las mujeres, y en la mayoría de los casos se detectan cuando el cuadro está avanzado. Si bien hay una predisposición genética a desarrollarlos el desencadenante suele estar ligado al estrés.

Casi todas nosotras hemos pronunciado algunas de las siguientes frases en algún momento de nuestras vidas sin darle demasiada importancia al tema. No puedo dormir, estoy cansada, no doy más, estoy angustiada y no sé bien por qué. Estos síntomas, a veces inespecíficos, pueden deberse a que algo no está funcionando bien con nuestra glándula tiroides, a la que muchas veces no se le presta la atención debida.

Clínicamente es fácil de diagnosticar una enfermedad de la tiroides, aunque la mujer suele recurrir a un especialista cuando el cuadro está avanzado. Es bastante común que la paciente primero consulte con un psicólogo, psiquiatra, donde le dicen que está anoréxica, nerviosa o estresada. Y por eso muchas veces se tarda en dar con el diagnóstico correcto. Esa es solo la punta del iceberg, ya que para que haya un trastorno de tipo tiroideo por lo general tiene que haber también una cierta predisposición genética en la persona.

La mayoría de las enfermedades tiroideas son de tipo autoinmune (inmunidad contra un tejido propio) por tratarse de anticuerpos generados contra la propia tiroides. La predisposición a la auto inmunidad es hereditaria, y en general la tiroides se hereda por la línea femenina de la familia. Se puede tener el gen, pero no necesariamente desarrollar la enfermedad.

Sin embargo, un factor de estrés personal como un nacimiento, una mudanza, un divorcio, la pérdida de un ser querido pueden actuar como desencadenante de trastornos de tiroides. Está comprobado científicamente que factores estresantes producidos hasta dos años previos a un cuadro tiroideo actuaron como desencadenantes de la enfermedad de la tiroides.

Factores que alteran la Tiroides

Tanto la adolescencia, como el embarazo y la menopausia son etapas claves en la vida de una mujer, donde suelen producirse grandes cambios hormonales. En la adolescencia es frecuente descubrir problemas tiroideos debido a trastornos menstruales y sobrepeso. Por esto último se suele consultar más. Antes del embarazo la mujer debe controlarse, ya que el trastorno de la tiroides puede producir complicaciones en el embarazo, si no está compensada la madre.

En general el embarazo no desencadena problemas tiroideos, pero si una mujer tiene un hipotiroidismo leve es probable que se agrave, y las mujeres hipertiroideas deben curarse primero antes de quedar embarazadas, para evitar efectos adversos sobre el feto. La depresión post parto, tan poco tenida en cuenta, es otro desencadenante importante en disfunción de la tiroides. Al ser de evolución progresiva muchas veces tarda en manifestarse. “En esta etapa la mujer está estresada, no duerme bien y se olvida de sí misma, por lo que no suele ser consciente de sus propios síntomas”. Y al no verse “Igual que antes” cae en un cuadro depresivo.

Otra etapa importante en la vida de una mujer es la menopausia, donde se desencadena problemas de tiroides en mayor número. El hecho de no menstruar más, hace tomar por fin conciencia a la mujer de que ya no puede tener hijos, lo que conllevan muchas veces a la depresión. “Siempre que hay depresión es preciso descartar hipotiroidismo”.

 

Deja un comentario

error: Content is protected !!